ELLAS TIENEN MUCHO ARTE

SS.BLOG

ELLAS TIENEN MUCHO ARTE

Cada año, el ocho de marzo,  el Día Internacional de la Mujer que se celebra en todo el mundo.  Se celebra la feminidad y rinde homenaje al espíritu indomable de las mujeres de todo el mundo.

 

En un ambiente como éste, dominado por hombres, el talento de un buen puñado de féminas destaca, como el de las americanas Maya Hayuk y Tatyana Fazlalizadeh con su temática social, racial y feminista; o el de la artista francesa con base en Barcelona MissVan. También estas otras artistas urbanas dan mucho que hablar:

 

 

OLEKA

 

Esta creadora urbana polaca le han llovido muchos premios y la reclaman para trabajar en museos, galerías y en las calles de todo el planeta. Quiso alejarse de la estrecha mentalidad de Silesia haciendo crochet y lo emplea como metáfora de las interconexiones entre el cuerpo y la mente. Con él teje pequeños objetos, lienzos o instalaciones coloristas que exploran temáticas como el feminismo, la sexualidad, la política, la cultura o la industrial. Sus referencias provienen de películas que ve mientras tricotea, o de artistas y escritores a los que venera. Su obra transita los límites entre la artesanía, la moda y el arte público. También denuncia situaciones como la de los refugiados (colaborando con algunos para coser piezas como Pink House) o recaudando fondos para apoyar causas benéficas infantiles o animalistas.

 

SWOON

 

Se llama Caledonia Curry, es americana y nació en 1977. Trabaja el retrato en collage, el grabado, la performance y la instalación. Su mentor fue Jeffrey Deitch, galerista, comisario y exdirector del MOCA (Museo de Arte Contemporáneo de Los Angeles) donde ha expuesto. También lo ha hecho en los museos de Brooklyn, Boston, Sao Paolo o en la Tate Gallery. Colaboró con la arquitecta Zaha Hadid en el de Cincinnati, aunque le interesan sobre todo las construcciones comunitarias que ha llevado a Haití, Nueva Orleans, o Pensilvania. En 2015 creó la fundación Heliotrope 501 que desarrolla estos proyectos para crisis sociales urgentes. También se dedica a las terapias de salud mental a través del arte.

 

 

KASHINK

 

Esta grafitera feminista desafía desde los 17 años la lucha de géneros, y no sólo con su obra. A diario se dibuja un bigote, que al principio usaba para caracterizarse en actos públicos, y que ahora luce simpre como quien se pinta el rabillo del ojo. Su activismo queda reflejado en sus murales a gran escala entre el pop art y las referencias tradicionales indígenas. Con ellos incita a pensar sobre la diversidad, ya sea en París donde reside,en Marruecos, o en EE.UU. Ha colaborado con Amnistía Internacional en el proyecto Mi cuerpo, mis derechos, acerca de los roles de género y los derechos reproductivos. Y aunque casi todos sus grafitis son encargos, algunos al margen de la ley (como pintar camiones), le han generado problemillas con la Policía.