Portes gratuítos a la península ibérica en todos los pedidos a partir de 50€

AITOR MENDILIBAR

SS.BLOG

AITOR MENDILIBAR

Tras ver el docuemntal «Shadowman» no pudimos dejar de interesarnos por todo lo que le rodeaba, tuvimos la gran suerte de poder entrevistar a alguien que estuvo muy invulucrado en el proyecto, Aitor Mendilibar.

 

Aitor Mendilibar es Cinematographer, siempre busca tejer texturas visuales elaboradas en una paleta de colores definida. Su ojo le permite capturar las historias y proyectarlas en la realidad a través de su lente. Él cree en el uso de opciones de iluminación reflexivas y movimientos de cámara cuidadosamente seleccionados para ayudar en la historia que se cuenta. Ya sea que esté trabajando en narrativa, documental o danza, extrae los momentos de cada historia para realzarlos con sus imágenes


 

¿En qué momento comenzó a interesarte el mundo cinematográfico?

 

No fue hasta mis veinti-y-pico años que descubrí mi interés y vocación por el mundo de la imagen y el arte cinematográfico. Hasta entonces tocaba el bajo eléctrico en una banda punk rock y había realizado estudios como la informática o las telecomunicaciones, sector en la que trabajé tres años, hasta que de repente en plena crisis me vi en el paro. Es entonces cuando un amigo y yo nos pusimos a realizar un curso de audiovisuales de dos años mientras trabajaba en la barra de un bar los fines de semana.

 

¿Cuál ha sido tu formación?

 

Hice un curso de dos años de audiovisuales en el instituto Mendizabala de Vitoria-Gasteiz, donde tuve las suerte de coincidir con profesores muy interesantes de los que aprendí mucho. Después de graduarme me fui a Nueva York, a la New York Film Academy, donde me saqué un diploma en cine documental. Es entonces cuando empezó mi verdadera formación, trabajando y colaborando con diferentes artistas, productoras y amigos de la ciudad. Estuve casi 8 años en Nueva York hasta que volví a casa a finales de Marzo del año pasado. De momento me quedo en el País Vasco.

 

 

¿Y tus primeros proyectos profesionales?

Mis primeros proyectos fueron videoclips que dirigí y grabé a bandas punk rock de la zona mientras estudiaba el curso de audiovisuales en Gasteiz. Los viernes cogía la cámara y algo de material prestados de la escuela y me puse a grabar mis primeros proyectos los fines de semana.

 
Todos tus trabajos se caracterizan por la narrativa audiovisual. ¿Cómo es tu proceso creativo?

El proceso creativo comienza con una idea que haya podido surgir en cualquier situación: una conversación en la barra del bar, en una sala de espera o una noche de insomnio, por ejemplo. Después trabajas en desarrollar la idea y a veces te alías con colaboradores que puedan estar interesados en el proyecto. Preparamos la historia que queramos contar con guiones, referencias visuales y otros elementos del proyecto audiovisual e intentamos atar todos los cabos para poder rodar el proyecto. Es en el rodaje donde me siento más cómodo y disfruto ejecutando todo lo preparado en la preproducción. Me gusta la salsa y la tensión del rodaje. Aunque me gusta ir preparado siempre intento dejar un hueco a la inspiración que me puedan aportar los elementos del lugar y el momento. Después viene la posproducción, un proceso muy creativo, la pincelada final, donde montamos el puzzle de nuestra historia.

 

Como film-maker, ¿en qué ámbitos te sientes más cómodo o te interesan más? (documental, publicidad, corporativo…)

Me gusta mucho el cine de ficción y el documental pero también me gusta cambiar de ámbito y probar cosas nuevas y distintas. En Nueva York tuve la oportunidad de colaborar con artistas de diferentes disciplinas artísticas y la experiencia fue muy gratificante. Colaboré con otros filmmakers, fotógrafos, coreógrafos, músicos, pintores,… creando trabajos que nunca me había ni siquiera planteado, y esas experiencias me hicieron abrir los ojos y la mente muchísimo. Desde que volví al Pais Vasco he trabajado mucho rodando publicidad y estoy a gusto, pero también quiero involucrarme en otros proyectos y colaboraciones.

 

Desde ElSotano, nos interesa bastante tu documental ”Shadowman”. Cuéntanos un poco sobre él. ¿Cómo llegaste hasta el artista?

Después de graduarme de la New York Film Academy tuve la suerte de conocer y trabajar con Oren Jacoby, filmmaker neoyorkino nominado a un Oscar, que mas tarde terminó siendo mi sponsor en USA. Por aquel entonces Oren ya llevaba un tiempo trabajando en el documental “Shadowman” sobre el artista canadiense Richard Hambleton, en la cual me dio la oportunidad de grabar unas secuencias como operador de cámara. También le eché una mano en el montaje y la producción del documental. Incluso llegué a hacer del propio Richard, haciendo su papel en las recreaciones. Richard fue bastante desconocido comparando con artistas de su época como Basquiat o Keith Haring pero fue uno de los fundadores y pionero del movimiento de arte callejero que innovó en los años 80 vistiendo las calles de Nueva York con trazados del contorno de cadáveres de escenas del crimen y pintando sombras llenas de energía en paredes y callejones. Cuando yo le conocí Richard ya estaba bastante justito de salud pero seguía teniendo un carácter intenso, aunque era bastante tímido, y seguía pintando en su studio del Lower East Side. Una vez que fuimos a rodar al studio donde vivía y al pobre le estaban robando sus pinturas y tuvimos que rescatar algunas de sus obras (algunas de gran tamaño!) ya que él no se encontraba allí. Había veces que se pasaba un tiempo desaparecido y era muy difícil dar con él. En abril de 2017 se estrenó el documental en el festival de cine de Tribeca y poco después Richard murió.

 

 

¿Cuáles son tus influencias artísticas?

 

Se me hace muy difícil especificar. Diría que mis influencias artísticas van cambiando. Supongo que las vivencias, lugares, momentos, sonidos, elementos, personas, obras,… con los que me voy topando van influyendo en mis trabajos (muchas inconscientemente) y van marcando el carácter de mis trabajos. Hay muchos directores de cine, artistas visuales, directores de fotografía, pintores, etc a los que admiro mucho y que me inspiran a la hora de realizar mis trabajos.

 

Entre todos los proyectos que has realizado hasta el momento, ¿hay alguno que recuerdes con especial cariño o que haya supuesto un paso importante para ti como profesional?

 

Tengo especial cariño al ultimo proyecto que he creado junto con mi amigo Ibon Goiko llamado “Irten Barrura” (Salir Hacia Dentro). Es un cortometraje protagonizado por el músico y artista Iñaki Altolaguirre, en el que también participan Nerea Gorriti y Naiara Arnedo, y que he co-dirigido y co-producido junto con Ibon Goiko. Es un proyecto al que hemos dedicado mucho tiempo, trabajo y mimo, y del que estoy muy orgulloso. He aprendido un montón creando esta locura y me ha dado la oportunidad de trabajar y conocer grandes profesionales, entre ellos Xanti Salvador, al que admiro mucho. Este proyecto me ha dado fuerzas y mas ganas de las que ya tenía para seguir creando.

 

 

¿En qué proyectos estás trabajando en este momento?

 

En este momento estoy preparando el rodaje de un spot publicitario que rodamos la semana que viene y a medio-largo plazo tengo una colaboración con un buen amigo: se trata de un cortometraje que si todo va bien rodaremos en verano. También tengo otros proyectos en mente pero todavía están sin desarrollar. Aparte de eso sigo en tareas de distribución y ronda de festivales de nuestro cortometraje “Irten Barrura”, con el que ya hemos ganado un par de premios.

 

Por último, ¿nos puedes recomendar un artista plástico y una canción que te inspiren?

 

Me flipa la pintura de Edward Hopper. Pero este ya es sobradamente conocido así que os recomiendo a mi amiga y pintora Amaia Marzabal (@marzabalart), con la que ya colaboré hace un par de años en el proyecto “Danzing Alone”. Canciones que me inspiren hay muchas, dependiendo del momento. Hoy voy con “Express Yourself” de N.W.A.